Gastronomía

 

 

La gastronomía gallega se ha caracterizado siempre por ser una cocina basada en la gran calidad de sus materias primas. Uno de sus principales atractivos es la amplia variedad y hasta resulta difícil decir cuál es el plato típico de la región.

PESCADOS Y MARISCOS

Marisco de Galicia.

En el mar, Galicia dispone de una importante fuente de productos alimenticios. Debido a los casi 1.500 km. de costa no es extraño que los productos del mar sean los grandes protagonistas de nuestra gastronomía. La riqueza y propiedades de las aguas que bañan las costas gallegas proporcionan un inmejorable hábitat para las especies y por eso no son comparables con los de otras zonas.

Existe una gran variedad de pescados, los más sabrosos son sin duda los que se pescan en las rías o en las proximidades de la costa: merluza, rodaballo, lubina, mero, lenguado… Se degustan en las preparaciones clásicas: a la plancha, a la gallega o en caldeirada.

Pero hablar de Galicia es pensar en marisco y aquí vuelve a destacar la abundancia y diversidad: mejillones y berberechos, ostras y almejas, centollas y nécoras, bogabantes y cigalas ofrecen un enorme abanico de posibilidades.

Otro producto del mar que debemos incluir entre los más destacados de la gastronomía gallega es sin duda el pulpo. La mejor manera de comerlo es “á feira”: cocido en agua, troceado y aliñado con sal, aceite y pimentón.

VEGETALES

Galicia también obtiene de la tierra una gran parte de la producción de alimentos, como la patata, que es complemento de numerosos platos gallegos. Las condiciones climáticas favorecen el cultivo de este producto en diferentes zonas de la geografía gallega, con sabores variados. Las cebollas y los grelos, son otros de los productos agrarios de mayor consumo en la cocina gallega, pero no podemos olvidar los pimientos que llevan siendo cultivados en Galicia desde hace siglos. Existen diferentes variedades, pero sin duda los más conocidos son los de Herbón. De ellos dice el popular refrán “Uns pican, e outros non”, (unos pican y otros no). Aunque la denominación del producto denota la procedencia de la localidad coruñesa de Padrón, ésta se ha extendido para denominar a todo un estilo de preparar un tipo determinado de pimientos, que no necesariamente provienen de dicha localidad.

CARNES

La abundancia de zonas rurales en Galicia facilitó no sólo la actividad agraria, sino también la ganadera, sobre todo la crianza de vacas y cerdos. La alimentación natural de estos animales junto con las características que de por sí presentan las razas autóctonas, como el cerdo celta o la ternera, ha hecho de la carne gallega un alimento natural de reconocida calidad que cuenta con denominación de origen propia.

El cocido gallego por excelencia es el lacón con grelos. Es un plato típico de la temporada de invierno cuyos componentes principales son el lacón de cerdo, patatas, chorizos y grelos.

 

Pulpo a la gallegaLacon con grelos de Galicia pescados de galicia

OTROS PRODUCTOS

Otro producto de gran tradición en la gastronomía gallega es el queso. La producción lechera tiene un importante peso en el conjunto agroalimentario gallego, y la experiencia adquirida durante tantos años permitió la producción de una gran tipología de quesos de elevada calidad, muchos de ellos respaldados por las denominaciones de origen, como el García- Ulloa, el Queso de Tetilla, el Cebreiro, o el San Simón, este último ahumado, y con un sabor más fuerte.

Y como complemento a cualquier comida, no puede faltar el pan gallego, como el pan de Cea, el de Carral, o el pan de maíz. Por otra parte, la empanada es el entrante de la mesa gallega por excelencia.

A la hora de elegir un postre no debemos olvidarnos de las filloas. Son unas tortillas finas a base de harina de

 

LOS VINOS GALLEGOS

Los vinos y los licores también forman una parte fundamental de la gastronomía gallega. El clima templado y la riqueza del suelo hacen posible que cristalicen productos como los vinos gallegos, con reconocido prestigio internacional.

El vino llegó a Galicia con los romanos pero fueron los monasterios los responsables de su expansión. En ellos, los abades de origen francés, que enseñaban técnicas y testaban variedades, expandieron e impusieron el cultivo de la vid.

En Galicia existen cinco denominaciones de origen: Valdeorras, Ribeira Sacra, Monterrey, Ribeiro y Rías Baixas. Cada uno de ellos produce un vino de calidad de manera única dependiendo del clima y la tierra

 

EL AGUARDIENTE

El aguardiente, también conocido como “orujo“, es una bebida de alta graduación obtenida a partir de la destilación del bagazo (racimos y pieles de la uva a la que se le ha extraído el mosto para hacer el vino) Suele consumirse un chupito después de una comida o mezclado con el café para facilitar la digestión. El aguardiente puede ser de varios tipos aunque los más comunes son: blanco, de hierbas y tostado.

El aguardiente en Galicia también se utiliza para la famosa queimada, un espectáculo típico lleno de tradición y cultura que se remonta a época medieval, donde se elabora una bebida quemando el aguardiente y mezclado con otros ingredientes como azúcar, fruta y granos de café, mientras se recita el “conxuro”, en definitiva ritual para alejar a los malos espíritus que goza mucha popularidad en nuestra región.